Que hacer con 5.000 euros ahorrados

publicado en: Noticias | 0

La tasa de ahorro de los hogares españoles es del 5% de la renta de la que disponen, que es de una media de 27.500 euros anuales según los datos de…

La tasa de ahorro de los hogares españoles es del 5% de la renta de la que disponen, que es de una media de 27.500 euros anuales según los datos de Instituto Nacional de Estadística (INE). Es decir, que los hogares españoles apenas pueden ahorrar de media unos 1.375 euros al año. Una cifra que se ha ido reduciendo durante los últimos cinco años: en 2013 la tasa media de ahorro de los hogares españoles era del 11% del dinero que entraba.

Partiendo pues de que el ahorro es un lujo al alcance de pocas familias en España, reunir 5.000 euros es todo un reto para mucho hogares que, una vez conseguido, puede conducir a varias situaciones: gastar o invertir.

En el caso de que no necesitemos gastárnoslo en cualquier imprevisto o capricho tipo unas merecidas vacaciones, reformar parte de la casa o dar la entrada para un nuevo coche (que los diésel tienen los días contados), invertirlos siempre no dará más alegrías que guardarlo debajo del colchón. El dinero quieto es dinero seguro pero la inflación se encarga de que pierda valor. “Si guardas 20.000 euros, tienes 20.000 euros, pero ese dinero puede no permitirte comprar lo mismo que antes por la inflación”, explican desde ING.

Abiertos entonces al escenario de la inversión, hay que plantearse el nivel de riesgo que estamos dispuestos a asumir, el periodo de tiempo durante el cual podemos prescindir de la cantidad ahorrada y el objetivo que tenemos en mente (jubilación, acceso a la vivienda, montar una empresa…). Desde Indexa Capital, Unai Ansejo subraya tres aspectos a tener en cuenta. “Lo principal es diversificar mucho” nuestro matrimonio para minimizar riesgos y generar poco a poco beneficios. En segundo lugar, aconseja pagar pocas comisiones: “Por ejemplo un 2% puede parecer poco a un año pero a 20 años se ‘comen’ casi la mitad”. La tercera regla es “calibrar la capacidad y voluntad de asumir riesgos”, según las circunstancias personales y económicas de cada uno, por ejemplo realizando alguno de los test que ofrecen las gestoras de fondos.

 


Que hacer con 5.000 euros ahorrados